Blogia
Micro Cosmos

Mis micro cosmos

Mis micro cosmos
Muchas son las cosas que he encontrado, en todo el camino que recorrido hasta llegar hasta aquí, lo que añoro, lo que admiro, y lo que también forma parte de mí, esas partes de mi micro cosmos.

Desde que era un enano me encandilaron los ordenadores, tanto o mas como a cualquier chaval de los años 80, así que la informática entró en mi vida con fuerza, sobre todo los videojuegos, algo que parecía como si fuera magia, esos mundos, esas historias, en aquello tan fascinante como un ordenador y una consola, y a ello dediqué muchas horas, tanto en conocerlos por dentro, como por fuera. Cosa que he seguido haciendo durante muchos años, disfrutándolos en diversas plataformas.
Años después de mis inicios, cuando ya estudiaba sobre estos temas conocí a Alberto, presentado por mi amigo Francis, alguien que hacia profesionalmente esa cosa enigmática que llamamos videojuegos, y con su tutoría aprendí todo lo que podía sobre aquello, hasta que finalmente conseguí, yo mismo, el hacer mis propios juegos, mucho ha llovido desde aquellos años, proyectos empezados, terminados y publicados, y también de esos proyectos que murieron en el olvido, hasta que hace poco, repentinamente, con mi amigo y grafista Antonio decidimos hacer juegos de nuevo, como cuando éramos mas jóvenes, para nuestras PSP, y en ello estamos.
Pero los videojuegos no serían tal sino los pudiéramos compartir, y recuerdo muchas partidas con amigos, que fueron algo mas que divertidas, con la pandilla de Tito, Laura, Alex y Pablo, con Pedrito, con Paco, con Greca y también con Francis.

Mi gusto por el cine empezó de pequeño, y el cine clásico siempre encontró su hueco, quedándose reflejados en mi mente muchos pasajes de las historias que vi en aquellas películas, recuerdo días en mi niñez viendo la televisión bajo una manta, oyendo como un diálogo con aquellas frases, habladas como nadie sabia hacerlo, repleto de miradas de las que desgarran y sobre todo aquel estilo, todo me fascinaba. En los años 80, en plena juventud, y con la fiebre de los videoclubes, vi casi todo lo que se podía alquilar, convirtiéndome, como muchos, en devorador de películas, y nostálgico de esa época, aprendí que el cine también es entretenimiento en estado puro, que la emoción es muchas cosas, y el cine nos hace a veces sentirnos mas vivos.
Mi pasión informática también encontró su momento de recreación en estos años, haciendo que temas como la ciencia ficción se predispongan a otros, y mezclando dos de mis aficiones favoritas, el cine y los ordenadores, prueba de ello es que una de las películas que mas recuerdo de muy niño fue Star Trek, la conquista del Espacio.
Cuando me hice adulto el cine siguió teniendo importancia, ya como coleccionista, como nostálgico, como amante del séptimo arte, devorador de películas, buscador de sueños de plata, lector de cualquier cosa relacionada con un mundo inimaginable, y así hoy en día sigo yendo al cine varias veces por semana, con la persona que mas me ha enseñado sobre el cine, sobre todo con su humildad, pese a todo lo que sabe, mi gran amiga Ana.
El debate cinematográfico también es parte importante de mi vida, no solo con mi amiga Ana, también con la sabia Mercedes, o con la modesta Carmen, los sorprendes, siempre frescos Richard y Miguel, y la chispeante Irene, cada uno demuestra que tener distintos puntos de vista nos hace ricos en nuestro propio gusto. A todo esto debo mi colección de casi 600 películas, que dan fe que esto ya no es una fiebre pasajera.

Cuando era un niño me leí La llamada de La Selva de Jack London, fue el primer libro que compré por mi mismo, y desde un principio me cautivo, iniciándome de una forma mas intensa en el mundo de la lectura, con los años me he convertido en un devorador de historias, y la cantidad de libros que leo al año crece en progresión geométrica, novelas, ensayo, poesías, y también cuentos, y esto se lo debo a una persona que pese a no estar en mi vida cambio muchas partes de mi mundo, enseñándome que la sencillez en las palabras, de la literatura infantil y juvenil, a veces esconde los secretos mejor guardados de nuestra propia alma.
Mi amiga Patricia con su impecable gusto, mi amiga Marta, con su estilo inigualable, mi gran amigo Francis con su franca honestidad, mi amigo Javier con su modernidad, mi amiga Mercedes con su despierta lucidez, o mi amiga Ana, con su amor hacia otros mundos, han sabido, con sus consejos, llenar mi biblioteca de pequeños tesoros hechos libros. Es un verdadero placer el poder compartir un libro con un amigo.

Cuando era bien pequeño mi tío Juan inundo mi vida de comics, comics de todo tipo, de súper héroes, y de vaqueros, en blanco y negro y en color, pero sobre todo americanos, y empecé a devorarlos con avidez, sin embargo no reaparecieron hasta años después, en el que mi amigo Mariscal entro en mi vida, y me enseño como importaba un guión en un comic, un dibujo que dijera algo, un estilo, y un amor a algo bien hecho, desde entonces muchos comics han pasado por mis manos, quizas algunos miles, y aunque no me puedo considerar un experto en ellos, si puedo decir que tengo mis favoritos.

Quedan muchos mas mundos en mi vida, como la música, que aprendí a disfrutar con mi amigo Miguel Ángel, o mi amiga Mercedes, la pintura y el arte, de mano de muchos los mismos amigos que habéis leído antes, escribir relatos, cuentos y poesía que fue mas por mi mismo, cono necesidad de sacar algo de lo que llevase dentro, el teatro y los musicales que llegaron a mi vida por mi amor al cine, la música y la literatura, el viajar, y la gastronomía cosa en las que Mercedes, Patricia y David establecen cátedra, y el saber compartirlo todo con amigos, como los que tengo.

Y alguna cosa mas, que espero que descubramos juntos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Corazón... -

Una de las bases fundamentales para vivir la vida (según yo) es saber que es lo que queremos y no perderlo de vista, después luchar hasta alcanzarlo. No importa la dimensión de lo que deseamos lo importante es mantenernos firmes. Y es que como bien dice Martita, muchos ni con el tiempo logramos encontrarnos :(

La vida ha sido generosa contigo así que no hay más que seguir disfrutándola y descubriéndola que cada día nos ofrece algo nuevo :)

Saludos!

;o)

Scarlett (Ana) -

A medida que pasa el tiempo aprendemos que las cosas más bellas, son las, aparentemente, más pequeñas. En realidad, esas cosas son lo más maravilloso, lo que merece la pena, lo que da sentido a nuestra vida.

La espuma de baño con olor a rosas, la brisa que mece las ramas del sauce, el sol que calienta suavemente la piel, … otros mundos y otros tiempos que, como bien dices, me fascinan y, sobre todo, los amigos, que todo lo dan y todo lo merecen.

Gracias por estar siempre ahí.

Scarlett (Ana)

Marta -

Antes que nada, me queda una duda, tienes acento de algún lugar??
No mucha gente puede desarrollar sus gustos y aficiones como lo has hecho tú en este post, ni en la vida. De hecho, muchos ni siquieran saben lo que quieren, por muchos años que pasen.
Las pasiones por las cosas y por "madurar" cada uno es -yo diría- que inevitable, pero necesaria.

Greca -

Ay Juanito.... (que diría Sabina para referirse a Serrat), tan altivo y tan humilde, tan sobervio y tan modesto. Debiste inventar los 1 porque los 0 ya estaban ahi, para dar pistas sobre los otros. Y con 0 y 1, construyes mundos... Que generosa es la vida, cuando nos quita y que egoista cuando nos da. Cuando nos da adicciones, o nos quita tiempo. Y a mi en su infinito egoismo, me coloco por azar en el camino a este Canariomalagueñomadrileñociudadanodelmundo. Facedor de bytes, colecionista de visiones ajenas. A veces tan tuyo y a veces tan suyo. De madera de miedos y ladrillos de superviviente. Si yo fuera Sabina, te cantaria Juanito, una cancion de un dia soleado en Helsinky, o una tarde lluviosa en Madrid. Te cantaria de Modelos Madrileñas en Malaga, de Ferias y de Magia, de sobrinos prestados al borde de una piscina, de Guardia Civiles, que ni llaman ni escriben. De tardes agarrado al mando de una consola, o te cantaria de la vida, de la que aprendiste mucho. Pero ay Juanito.. Yo no soy poeta, ni cantante, ni Sabina, ni tu Serrat... pero ojo, se me sienten las autoridades, que somos lo que somos, y aunque pase el tiempo, seguimos siendo....

Un Abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres